Cómo superar bloqueos artísticos

Durante mucho tiempo me sentí bloqueada, artísticamente bloqueada. Y sufría mucho, porque yo quería hacer arte, yo quería expresarme, yo quería sentirme bien.

Las raras veces en las que me ponía a pintar, me sentía bien, muy bien, conmigo misma. Sentía una especie de calma y bienestar que pocas cosas me dan. Pero nunca tenía hueco para ponerme a pintar. Poquísimas. O, igual, me ponía un día, y, claro, luego también, veía el resultado y estaba a años luz de lo que yo quería expresar. Había que practicar más claro pero, si no me podía poner, no podía practicar ni mejorar… Y era todo un círculo vicioso.

Pero, si yo de pequeña, pintaba, me gustaba mucho pintar. Pasaba horas y horas pintando y… ¿por qué no puedo ponerme a pintar? Cómo puede costarme tanto ponerme a hacer algo que me sienta tan bien? ¿Cómo puede ser posible? Es algún tipo de creencia subconsciente que me está atascando y por eso no puedo ser feliz?

Bueno, lo de los bloqueos mentales subconscientes siempre está ahí. Lo que escuchamos de niños, de nuestros padres, maestros y conocidos, que nos indujo a pensar que pintar no merecía la pena, o que no servía para nada, o que no éramos lo suficientemente buenos, o que nunca podríamos ganarnos la vida con ello, o, mi preferida, que en la vida hay cosas más importantes que hacer. Yo creo que todas las personas llevamos un cúmulo de todas estas creencias dentro de nosotros. El sistema se encarga de hacernos saber todas esas cosas, y que nos queden bien pero que muy bien grabadas.

La terapia siempre es un camino interesante a la hora de romper bloqueos, pero hoy quiero proponer algo mucho más práctico y fácil.

Andaba yo haciendo el Camino de Santiago con estas preguntas en la cabeza. ¿Por qué no soy capaz de ponerme a hacer algo que me gusta tanto? ¿Por qué por qué por qué? Y entonces un día coincidí con un tipo muy majo, profesor de Mindflulness, y, casualidades de la vida, hablando de todo un poco, le manifesté mi preocupación, mi gran pregunta. Y entonces él me contestó, tajantemente. “Porque no tienes el hábito, tan sencillo como eso”.

Y bueno, me explicó alguna cosa más sobre los hábitos, pero, lo más importante era que es él consideraba que era mejor practicar 10 minutos de Mindfulness al día que un atracón de una hora a la semana. Y que lo suyo era hacer 10 minutos cada día para poder incorporar el nuevo hábito de forma orgánica y eficaz, y poco a poco.

Y así es como obtuve la respuesta a mi gran pregunta, o por lo menos, obtuve un posible remedio. Y me propuse probar. Me dedicaría a dibujar 10 minutos cada día, y solo 10, por obligación, como si la vida me fuera en ello, como los días que voy a entrenar aunque no me apetezca. Pero, como era una especie de rehabilitación, decidí ponérmelo fácil, y hacer un tipo de pintura-juego. Los 10 minutos serían para jugar, cada día, con la pintura.

Y así fue como empecé a hacer redondeles de colores (parecidos a los que se hacen en los post-its cuando estás aburrida), 10 minutos cada día. Y así fue como conseguí cambiar el hábito.

He de decir que algunos días no me apetecía nada, pero nada de nada, y andaba mirando el reloj a cada minuto. Pero otros días, pasó que me olvidé del reloj, y seguí pintando hasta una hora o dos. Es más, llegó un momento en el que el cuerpo me pedía pasar de los redondeles de colores a algo más interesante, pictóricamente… y, pasados unos meses, sentí que era pintura de nuevo. Porque pintaba cada día. Porque miraba las pinturas que iba produciendo y acumulando, y me sentía feliz. Mi propio trabajo me proporcionaba placer estético y eso la vez me animaba a seguir con mi rutina de los 10 minutos (que como te habrás imaginado, pasaron a ser sesiones de 1, 2, 3 horas… en las que estaba completamente concentrada en la pintura).

Los principios no fueron fáciles. Me decía a mí misma cosas como, de qué sirven estos redondeles, soy una cutre, esto no sirve para nada, una artista de verdad no tendría que estar haciendo estas bobadas… etc.

Y este es mi truco para desbloqueos artísticos. ¿Vas a probarlo?

Puedes mirar otras pinturas de zuriart o puedes seguirme en Instagram

Pintura dolor de cabeza
"Dolor de cabeza"
Pintura alegría
"Alegría"
Pintura herida
"Herida profunda"

Deja un comentario